Las cuatro redes que conforman la Coordinación Latinoamericana de Autoridades Locales (CORDIAL) se reunieron la semana pasada en Nueva York con el objetivo de avanzar en la elaboración de una agenda conjunta para la implementación local de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La cita -en la que participaron la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI), la Federación Latinoámericana de Ciudades, Municipios y Asociaciones Municipalistas (FLACMA), Mercociudades y la Alianza Euro-Latinoamericana de Cooperación entre Ciudades (AL-LAs)- tuvo lugar en el marco del Foro Político de Alto Nivel de la ONU (HLPF 2018) y estuvo liderada por la copresidencia de la UCCI (ostentada por la alcaldesa de Madrid y su homólogo de Costa Rica (Manuela Carmena y Johnny Araya, respectivamente); el intendente de Montevideo, Daniel Martínez; el secretario ejecutivo de FLACMA, Sergio Arredondo y representantes de AL-LAs.

Varias ciudades de UCCI participaron activamente en la tercera edición del Foro de las Ciudades de Madrid IFEMA, celebrado entre los días 13 al 15 de junio en Feria de Madrid, gracias a un acuerdo con esta red de ciudades por el cual es entidad colaboradora de dicho evento.

En este espacio de diálogo e intercambio se abordó la necesidad de establecer una agenda conjunta para lograr que los Gobiernos locales vayan ganando más espacio en la toma global de decisiones, una meta hacia la que se está avanzando y que se refleja en el hecho de que, por primera vez, el Foro de Gobiernos Locales y Regionales se realiza en el marco del HLPF de la ONU. Este hecho supone un espaldarazo al esfuerzo que se realiza desde el municipalismo, intenta hacer entender a los Estados y a los actores internacionales que las ciudades son aliadas clave para hacer efectivos los objetivos de la Agenda 2030, que tienen carácter global pero se concretan en lo local.

A modo de ejemplo, para alcanzar el ODS 11 de la Agenda 2030 -ciudades y comunidades sostenibles- uno de los aspectos principales es el referido a la vivienda. En ese sentido, dentro de las metas específicas del ODS 11 figura la necesidad de “asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles y mejorar los barrios marginales”. En ese sentido, y al fragor del esfuerzo realizado por el municipalismo, el 16 de julio se presentó la declaración “ciudades por una vivienda adecuada”, un texto suscrito por varias ciudades -entre ellas cuatro de la UCCI- en el que se insta a los Estados a combatir la expulsión de los vecinos y vecinas de los centros urbanos a causa de la gentrificación y la especulación inmobiliaria, entre otros aspectos.

Asimismo, en el marco del HLPF también se presentó el segundo informe sobre el papel de los Gobiernos locales y regionales en la localización de los ODS. El documento se basa en tres fuentes diferentes: una encuesta de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) a redes de Gobiernos locales; expertos regionales y el análisis de los 48 Exámenes Nacionales Voluntarios (VNR por sus siglas en inglés) que fueron presentados la semana pasada ante la ONU sobre los avances en la implementación de los ODS en esos Estados.

“El informe ofrece evidencia desde el terreno sobre la importancia que tiene para los ODS la localización de los servicios básicos prestados por las ciudades. También muestra por qué los gobiernos locales y regionales necesitan un mayor acceso a las capacidades y recursos financieros adecuados para cumplir los objetivos globales”, destaca CGLU en su web.

Por otro lado, alcaldes y alcaldesas de todo el mundo presentaron una realidad común a la comunidad internacional: las ciudades y territorios ya están implementando las agendas globales a nivel local a través de sus servicios y políticas públicas. Para garantizar que sus voces no se pierdan, las ciudades necesitan un lugar permanente -y no de invitado- en la mesa global como parte de un modelo de gobernanza más colaborativo.

En ese sentido, otra de las reivindicaciones fue la necesidad de que los Gobiernos locales obtengan nuevas formas de financiación y recursos tanto materiales como humanos para poder asumir con garantías su papel clave a la hora de implementar los ODS. Este aspecto fue defendido, entre otros, por el alcalde de Quito, Mauricio Rodas. (Fuente: ANCI).