El Ayuntamiento de Madrid ha iniciado el proceso para la aprobación de un Plan de Prevención y Gestión de Residuos, que actualmente se encuentra en fase de diagnóstico, ha informado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, durante su intervención en la Conferencia “La Solución Residuo Cero”, que se celebró el 31 de marzo, en MediaLab Prado. El Plan municipal estará en línea con los objetivos de reducción, reutilización y reciclaje marcados por la Unión Europea.

La basura es un problema que nos afecta a todos, por eso, una buena gestión de los residuos, primando su reducción, reutilización y reciclaje es una oportunidad para mejorar la competitividad de la economía local, la creación de empleo, el fomento de la economía social y solidaria y la reducción de la contaminación y emisión de gases de efecto invernadero”, ha declarado Sabanés.

Para ello, el Ayuntamiento de Madrid está elaborando un Plan de Prevención y Gestión de Residuos. A su vez, se ha encargado una auditoría externa del Parque Tecnológico de Valdemingómez, desde todas las perspectivas, legal, económica, operativa y medioambiental. Para ello, se convocó un concurso que ya ha sido adjudicado.

Biorresiduos

El Plan de Prevención y Gestión de Residuos, que está en fase de diagnóstico, comprenderá diversos aspectos sobre los que ya se está trabajando para alcanzar los objetivos marcados por la Unión Europea para 2020, consistentes en llegar al 50% por ciento de recuperación de materiales en 2020 y al 70% en 2030. El Ayuntamiento de Madrid ya ha dado los primeros pasos para alcanzar esos porcentajes con la entrada en funcionamiento del nuevo contrato de recogida de residuos urbanos a finales del pasado año. Con el nuevo contrato se ha puesto en marcha la recogida selectiva puerta a puerta del cartón y vidrio comercial y, a finales de año, comenzará un proyecto piloto de recogida selectiva de materia orgánica en 10 barrios, que se irá extendiendo progresivamente a toda la ciudad durante 2018.

A finales de año, comenzará un proyecto piloto de recogida selectiva de materia orgánica en 10 barrios, que se irá extendiendo progresivamente a toda la ciudad durante 2018

La fracción orgánica supone un 37% de los residuos sólidos urbanos y cerca de la mitad del cubo doméstico, y su recogida y tratamiento selectivo es imprescindible para alcanzar los objetivos fijados por la Unión Europea. El municipio de Madrid produjo en 2015 más de 1.200.000 toneladas de residuos de las que se estima que entre 400.000 y 450.000 serían de materia orgánica.

La introducción del contenedor para biorresiduos, a partir de noviembre de este año, y la correspondiente recogida selectiva puerta a puerta de materia orgánica, irá acompañada de un ambicioso plan de formación e información a la ciudadanía. La recogida separada de este tipo de residuos mejorará también la recuperación del resto de fracciones reciclables contenidas en la basura. Además, permitirá obtener un compost de mejor calidad con el que fertilizar parques y jardines, así como suelos empobrecidos en parajes naturales y suelos agrícolas, con la correspondiente reducción de uso de fertilizantes químicos. Actualmente en la ciudad de Madrid, la materia orgánica contenida en la basura se trata, al igual que el resto de los residuos domésticos de la ciudad, en el Parque Tecnológico de Valdemingómez. De este tratamiento, anaeróbico, se obtiene metano y compost. Con el nuevo Plan, se adaptarán las instalaciones actuales para recibir la materia orgánica procedente de la recogida separada de los biorresiduos.

Madrid Agrocomposta

Por otra parte, la ciudad de Madrid puso en marcha en 2016 el proyecto piloto Madrid Agrocomposta, que tendrá continuidad a partir de este año y el próximo. Esta experiencia, en la que han participado colegios, mercados, la red de Huertos Urbanos comunitarios, redes vecinales y plataformas ciudadanas, ha supuesto una innovación social y ecológica en la recuperación eficiente de restos de materia orgánica en origen para su agrocompostaje final en huertas periurbanas. Este tipo de sistema voluntario permite una recogida de biorresiduos con un bajo índice de impropios, por lo que el compost resultante para fertilizar suelos agrícolas es de gran calidad.

Potenciar la mejora y ampliación de los puntos limpios es otra de las actuaciones que plantea el Plan en materia de reutilización. El objetivo es fomentar la reparación y reutilización de fracciones como textiles, muebles y grandes enseres o residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), lo que supondría una oportunidad para el fomento de la economía social y solidaria.

Cambio de modelo

Llevar a cabo los retos planteados para conseguir los objetivos marcados por la Unión Europea supone un cambio de modelo en la gestión y tratamiento de las basuras. Para la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, este cambio de modelo, que requiere la colaboración de todos, no debe considerarse un problema sino una oportunidad. “La necesidad de recuperar los materiales que contienen los residuos para reintegrarlos en el ciclo económico, en línea con los objetivos de la economía circular, solo será posible con la implicación y colaboración de la sociedad civil y de todos los actores implicados”.

Fuente: Ayuntamiento de Madrid